Trabajan en cuatro frentes para abastecer a los acueductos

0
0

Profundizan canales y utilizan mangas y grupos electrógenos en los ríos Paraná y Bermejo. Gestionan recursos del nuevo Fondo Nacional.

Autoridades de la provincia, en coordinación con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y el Consejo Hídrico Federal (Cohife) trabajan contra reloj para facilitar la llegada del agua a las tomas de los acueductos y garantizar la continuidad de la producción de agua potable en las provincias más afectadas por la histórica bajante del río Paraná.

Según confió una fuente de la Administración Provincial del Agua (APA) las proyecciones para el corto plazo del nivel del principal río de la región son “espantosas”.

EN BAJA

En su informe más reciente, el Instituto Nacional del Agua (INA) detalló que, para los próximos 10 días, prevalece la “tendencia descendente” en todas las secciones del río Paraná.

En este sentido, advierte que este mes “es especialmente crítico, con afectación a todos los usos del recurso hídrico”, y exigiendo “especialmente a la captación de agua fluvial para consumo urbano”.

Además, agrega que en Barranqueras y Corrientes, el nivel promedio semanal de 0,29 m se encuentra 3,40 m por debajo del promedio mensual de julio de los últimos 25 años.

Continuaría permaneciendo en la franja de aguas bajas, en franco descenso, alcanzaría una cota próxima a su cero de escala en el corto plazo.

Si bien aclara que la futura evolución dependerá fuertemente de la evolución de las lluvias en la región, especialmente en la parte de la cuenca de aporte de respuesta más rápida (cuenca del río Iguazú, cuenca próxima al embalse de Itaipú y cuenca de aporte al tramo misionero-paraguayo); los pronósticos no son favorables.

Según el INA, puntualmente en el hidrómetro de Barranqueras se espera, para este martes, una altura mínima de 0,15 cm y una máxima de 0,65. Pero de todas maneras, el peor escenario llegaría entre el 20 y el 27 de julio, fecha para la que se espera un registro de -15 cms , algo que no ocurría desde antes de la construcción de las represas de Itaipú y Yacyretá.

TRABAJOS COORDINADOS

Según pudo saber NORTE, las autoridades provinciales y el presidente del Consejo Federal Hídrico y vocal de la APA, Gustavo D’alessandro, viajaron a Buenos Aires para comenzar con la gestión y diagramación de la estrategia para distribuir los recursos dispuestos por el Estado Nacional para asistir y mitigar las posibles consecuencias sobre la población y el ambiente en las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y Misiones.

Según se anunció pondrá en marcha un Programa de Emergencia Hídrica que prevé verificar situaciones críticas que se produzcan en el territorio argentino a lo largo de los ríos Paraná, Iguazú y Paraguay, especialmente asociadas al abastecimiento de agua potable y generación de energía eléctrica.

Mientras tanto, en la provincia comenzaron con los trabajos de profundización de canales, adquisición de mangas y grupos electrógenos para asegurar el agua tanto en las tomas del Paraná como en los ríos Paraguay y Bermejo.

Es este último, las acciones se llevan adelante con drenalidas y equipos de retroexcavadoras con pontón para asegurar las tomas en Puente Lavalle. Son cuatro frentes de trabajo que apuntan fundamentalmente a sostener la producción de agua potable.

Comentários no Facebook