Macron promulgó su impopular reforma jubilatoria y se agudiza el conflicto en Francia

0
3

El decreto elevó la edad jubilatoria de 62 a 64 años. Los sindicatos y la oposición dicen que redoblarán la protesta.

 

 

El presidente francés, Emmanuel Macron, promulgó hoy su impopular reforma jubilatoria pocas horas después de recibir el aval de la justicia constitucional y pese al rechazo de los sindicatos y la oposición que llamaron a redoblar las protestas que desde hace tres meses tienen lugar en todo el país.

La promulgación figura ya en el boletín oficial del Estado francés con la frase «en el primer párrafo (de la norma sobre jubilación), la palabra ’62’ se sustituye por la palabra ’64′» y de esta forma quedó en vigencia el decreto que eleva la edad de jubilación.

«Decidimos promulgar la ley a menos de 24 horas de la decisión del Consejo Constitucional como es el caso para todas las leyes económicas y la misma entrará en vigor en septiembre próximo. Le pedimos a los franceses que hagan un esfuerzo y acepten esta reforma», afirmó al diario Le Parisien el ministro de Trabajo Olivier Dussopt.

«Macron quiere intimidar a toda Francia de la noche a la mañana», lamentó el líder opositor de izquierda, Jean-Luc Mélenchon, con la entrada en vigor de la reforma publicada cerca de las 5 de la madrugada hora local (medianoche de la Argentina), menos de 12 horas después de recibir el aval del Consejo Constitucional del país, institución garante de la Carta Magna.

«La lucha por la revocación de la ley es ahora una cuestión de dignidad», añadió el fundador de La Francia Insumisa (LFI) y denunció al presidente por mostrar un «despliegue de arrogancia» al promulgar la Ley de forma tan rápida.

«Una ley promulgada de noche, como los ladrones», reaccionó en sintonía el dirigente comunista, Fabien Roussel. «¡Qué provocación! Nueva fanfarronada de Macron mientras el país nunca estuvo tan fracturado», tuiteó Marine Tondelier, líder del partido Europa Ecología Los Verdes (EELV).

El Consejo Constitucional francés validó ayer el retraso de la edad de jubilación de 62 a 64 años para 2030 y el adelanto a 2027 de la exigencia de cotizar 43 años, y no 42, para cobrar una pensión completa.

Aunque esto representa una «victoria jurídica» para el mandatario, la prensa francesa de forma unánime publicó que se trata de una «victoria pírrica» y «un desastre para la nación», en referencia a la oposición mayoritaria a la reforma, consignó la agencia de noticias AFP.

La protesta

Los sindicatos alertaron que Francia vive una «crisis democrática», después que el presidente decidiera a mediados de marzo adoptar por decreto su impopular ley, al temer perder la votación en el Parlamento donde carece de mayoría absoluta.

Esa decisión radicalizó las protestas el mes pasado y, con su rápida promulgación, Macron «parece disfrutar echando más leña al fuego», estimó el líder del gremio UNSA, Laurent Escure, para quien «nada bueno saldrá de esto».

Tras el dictamen del Constitucional, se registraron incidentes en varias ciudades como París, donde hubo 138 detenidos. En Rennes (oeste), se incendió la puerta de una comisaría y, en Marsella (sureste), hubo disturbios en la estación de trenes.

Las centrales sindicales, punta de lanza desde enero de las protestas, ya convocaron una «movilización excepcional» el 1º de mayo, con motivo del Día Internacional de los Trabajadores, para marchar contra la reforma.

Los opositores están decididos a continuar y se aferran a un antecedente no tan lejano: en 2006, las protestas obligaron al Gobierno del entonces presidente Jacques Chirac a no aplicar un polémico contrato para jóvenes, pese a estar promulgado.

Los sindicatos ya rechazaron reunirse con el Gobierno y con Macron antes del 1º de mayo. El jefe de Estado, cuya popularidad cayó en los sondeos a menos del 30%.

Entretanto, Macron se dirigirá a la población el próximo lunes a las 20.00 en discurso televisado para defender la reforma de pensiones, según confirman fuentes del Elíseo a los medios franceses.

El 3 de mayo, el Constitucional debe pronunciarse sobre una petición de la oposición de izquierda para organizar un referendo sobre limitar la edad de jubilación a 62 años, tras rechazar el viernes una primera solicitud similar.

Más allá de la reforma, que de acuerdo al Ejecutivo es para evitar un déficit de 13.000 millones de euros en la caja de las pensiones para 2030, el presidente se juega también poder aplicar su programa durante su segundo mandato hasta 2027.

En abril de 2022, Macron fue reelegido con un 58,5% de votos frente a Marine Le Pen, pero la actual crisis benefició a la ultraderechista en los sondeos, a pesar de que su oposición a la reforma fue menos activa que la de la izquierda.

Fuente: Agencia Télam

Comentários no Facebook