La Selección Sub 23 fue goleada por Japón en el cierre de su preparación para los Juegos Olímpicos

0
0

Luego de lo que significó la victoria por la mínima diferencia en el primer amistoso, la Selección Sub 23 volvió a jugar frente a Japón, en un duelo preparatorio para los Juegos Olímpicos que se desarrollarán en Tokio.

El duelo comenzó con un ritmo basado en la presión ofensiva de ambos equipos. La velocidad de los atacantes obligaba a jugar rápido, aunque los protagonistas demostraban dificultades para generar acciones de riesgo. Como en el boxeo, los primeros instantes sirvieron para medirse.

“Si no metemos, nos lo van a ganar de guapos”, fue la frase que gritó el Bocha Batista y expuso la intensidad con la que se vivió el compromiso. Tal vez por algunos roces que molestaron en el primer partido, en Kitakyushu el clima se fue caldeando con el correr de los minutos.

La sintonía del pleito no favorecía a la Argentina, y el combinado local se aprovechaba de las desinteligencias defensivas a cargo de Kevin Mac Allister. Por el sector derecho de la última línea Miyoshi exponía las falencias más vulnerables de un elenco albiceleste que se mostraba muy previsible en el ataque.

Las únicas esperanzas criollas se basaban en las intervenciones de Saltita Rodríguez y el recurso aéreo de Gaich. En cambio, los japoneses apostaban por las asociaciones colectivas que amenazaron constantemente a Jeremías Ledesma.

Si bien los albicelestes pudieron abrir el marcador después de un pase filtrado de Hernán De La Fuente para Brunetta, el que golpeó primero fue el combinado nipón. Daichi Hayashi fue el que capitalizó una desatención de los centrales y festejó el 1 a 0 para que el dueño de casa celebre en el descanso.

Si bien Batista intentó cambiar la imagen con los ingresos del Monito Vargas y Valenzuela, Japón extendió la ventaja a través de un cabezazo de Kou Itakura. El 2 a 0 fue un puñal que terminó de sepultar a la Argentina, dado que unos instantes después el propio Kou Itakura transformó el triunfo en goleada. Con el 3 a 0 el espectáculo quedó sentenciado. Y en la delegación albiceleste se impuso el manto de preocupación de cara a la próxima cita olímpica.

Comentários no Facebook