La Justicia autorizó una nueva toma de muestra a aves en granja comercial de Corrientes

La Justicia autorizó una nueva toma de muestra a aves en granja comercial de Corrientes

SENASA indicó que la interdicción continuará hasta obtener el diagnóstico. Aclaró que no ordenó destrucción de productos de la granja.

 

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) fue autorizado por el Juez Federal interviniente a tomar una tercera muestra en aves de la granja comercial “Santa Ana”, del departamento Capital, provincia de Corrientes, para determinar su situación epidemiológica respecto de influenza aviar (IA) mediante el desarrollo de técnicas tanto moleculares (RT- PCR) como serológicas.

La medida fue solicitada por el organismo sanitario el viernes pasado y va en línea con las medidas de precaución adoptadas por el Plan de Contingencia para evitar la difusión del virus tras el primer diagnóstico positivo en la citada granja. Vale destacar que una segunda muestra tomada a aves de la granja Santa Ana, dispuesta por orden de la Justicia Federal, dio resultado negativo según diagnosticó el Laboratorio Nacional del SENASA.

Ante la concurrencia de resultados divergentes sobre la presencia del virus de influenza aviar altamente patógena (IAAP) dentro de la granja, el SENASA busca conocer la fuente del virus de la primera detección, ya que el establecimiento se encuentra en la zona de control sanitario a 6,5 km de distancia del primer brote confirmado de IAAP en Corrientes, en la localidad de San Cosme, una zona rodeada de lagunas y cercana al margen del río Paraná en la que hay presencia de aves silvestres y migratorias

En tal sentido, el SENASA mantiene vigente la interdicción del establecimiento hasta tener el tercer diagnóstico con el que se determinará si se aplican las medidas de contención o no, quedando en ese caso bajo vigilancia estratégica.

Al respecto el SENASA aclara que en ningún momento ordenó la destrucción de huevos almacenados en dicha granja y que fue una decisión unilateral de la empresa. Asimismo, sin perjuicio de ello, se está trabajando para ofrecer alternativas de acopio o tratamiento térmico.

Debido a los diagnósticos divergentes de las primera y segunda muestras, las medidas que adopta el SENASA son pertinentes dado que Argentina atraviesa una emergencia por el virus, desde su ingreso al país, cuya característica es su alta y rápida difusibilidad, sumado a que la granja en cuestión está ubicada dentro del área de riesgo por la cercanía a un brote confirmado.

El pasado 6 de abril el Laboratorio del SENASA – el único en el país autorizado para el diagnóstico de IA – detectó la presencia del virus en muestras tomadas a aves de la citada granja por el veterinario responsable de la sanidad, según lo informado por la empresa, y enviadas cumpliendo con las garantías de custodia fijadas en el protocolo correspondiente y dispuso el sacrificio de las aves para evitar la diseminación de la enfermedad.

El SENASA llegó hasta la granja “Avícola Santa Ana” porque el predio se encuentra en la zona de control sanitario por su cercanía a un brote de IAAP confirmado en la localidad de San Cosme. Esta zona de control sanitario se considera de riesgo ya que los predios que tengan aves en esa zona presentan mayor probabilidad de contraer el virus.

Las medidas que realiza el SENASA ante la detección de un caso positivo de IAAP siguen los protocolos internacionales y tienen por objetivo contener la dispersión de la enfermedad para resguardar la cadena avícola de nuestro país y el estatus sanitario que permite exportar.

El período de incubación de la IAAP puede ser de hasta 14 días. Los estándares internacionales indican qué «caso» es aquel que dan análisis positivo de PCR (técnica de laboratorio) con o sin síntomas de la enfermedad. En base a ese estándar internacional el SENASA dispone el despoblamiento del establecimiento donde se haya detectado el virus para evitar que circule y se disemine hacia otros lados a través del tránsito de personas o de aves.

 

Fuente: SENASA