La bajante del Paraná desnudó la necesidad de obras en el puente

0
0

Las autoridades de Vialidad Nacional de la región aclararon que los daños no comprometen la integridad del puente.

A medida que el río Paraná fue bajando el gigante de hormigón que une a Chaco con Corrientes fue exhibiendo las huellas que quedaron tras casi medio siglo de vida y se descubrieron la necesidad de concretar obras de mantenimiento.

Algunas de esas huellas generaron inquietud en la población, como la ausencia de una parte de revestimiento en una las columnas que sostiene un sector de esa mole de hormigón.

Los funcionarios de Vialidad Nacional consultados por NORTE indicaron que, si bien el puente necesita mantenimiento, luego de 14 o 15 accidentes, de momento la estructura no corre peligro alguno.

Es decir que llevaron tranquilidad a la población y afirmaron que el puente, más allá del tiempo transcurrido y de los impactos recibidos, goza de buena salud. Hasta afirmaron que, si se hacen los mantenimientos adecuados, la vida útil del puente es de cien años, es decir que aún le queda mucho tiempo por delante.

Ahora la falta de una parte del revestimiento de una columna genera preocupación en la sociedad, sin embargo, los funcionarios de Vialidad Nacional afirmaron que el mismo cumple con una función cosmética.

Asimismo, evita que los troncos o restos flotantes se acumulen. Pese a esto, no tiene una función estructural.

Otro dato que aportaron los funcionarios es que durante este año se realizarán varios trabajos importantes como la inspección de obenques y la reparación en las juntas. Al tiempo que se hacen gestiones en dos sentidos.

Por un lado, quieren concretar las defensas definitivas del puente y por otra parte esperan novedades por el segundo viaducto.

Según explicaron hay una puja que debe resolverse antes de que la obra de las defensas nuevas y definitivas del puente pueda continuar. Mientras tanto no habrá movimientos en el obrador instalado en Chaco.

Se trata de una obra muy importante que requiere una gran inversión, pero se espera que pueda concretarse, más tomando en cuenta que se quiere incrementar el tráfico en la hidrovía.

Sobre el segundo puente hay gestiones en marcha, pero para los funcionarios lo más importante es la definición política para concretar esta obra, que será clave para el corredor bioceánico.

Ahora las fuentes consultadas destacaron que aún queda un tramo para poder llegar a la licitación de esta obra que implica una gran inversión. Pero hay avances muy importantes.

El puente Chaco-Corrientes es más que importante para la región del Norte Grande y, por lo tanto, en caso de que ocurra un accidente las repercusiones serán inmensas.

Comentários no Facebook