Interpelación a Torrente: “No es verdad que el Gobierno no escuchó las demandas, ni reconoce la deuda”

0
0

Respaldada por su equipo de subsecretarios, la ministra Daniela Torrente respondió a la interpelación sobre su gestión al frente de la cartera educativa provincial. Lo salarial, tema de peso para quienes la requirieron en el Parlamento, dio cierre a una jornada que se extendió por cerca de ocho horas. Habló de los incrementos, la negociación con los gremios y el acuerdo; reconoció la precariedad de los sueldos y dio cuenta de la compleja situación que atraviesa la educación en términos de equidad y riesgo pedagógico de una amplia población.

“Para nosotros es fundamental trabajar con los gremios docentes”, aseguró la ministra Torrente, previo a explayarse sobre la situación salarial de los trabajadores de la educación, tema central por el que la oposición y el Frente Integrador requirieron interpelarla.

“Gran parte de los acuerdos que tenemos firmados fueron avalados por el 80% de los gremios, no hay una decisión autoritaria ni por fuera de lo que los gremios han ido reclamando. Hemos tenido un año muy complejo en 2020 y eso nos ha limitado”, sostuvo al mencionar que la primera reunión de política salarial se realizó en diciembre de 2019 y la segunda en febrero de 2020.

Recordó que esa segunda convocatoria cerró con la definición de la pauta salarial a aplicar en ese año. “Se acordó que íbamos a reconocer un 11,3% al valor del punto. Eso impactó en el salario en términos numéricos y se aplicó desde enero para los docentes e incorporamos a los pagos una deuda de puntos que venían del año anterior, antes de nuestra asunción”.

“Nunca, durante 2019, 2020 y ni siquiera en la actualidad se incorporó el concepto de cláusula gatillo a los decretos. Se determinó un acuerdo y eso fue al decreto que estableció lo que se va a reconocer a partir de las distintas valoraciones. Teníamos un acuerdo verbal, pero no hay instrumento escrito. Lo que no niega el valor de la palabra”, aclaró y también que “las negociaciones siempre fueron en buenos términos”.

“Consideramos que es real que se necesita recomponer el salario docente, eso está fuera de toda discusión. Lo que ocurrió desde marzo es que se suspendieron muchas cuestiones para dar prioridad a reasignaciones presupuestarias para la emergencia sanitaria”, argumentó y añadió: “Nosotros no subejecutamos un solo centavo del presupuesto que teníamos asignado. Al contrario, tuvimos que pedir un incremento, recibimos un presupuesto que ni siquiera contemplaba los aumentos que otorgamos”.

Recordó que, en mayo, hubo un aumento del 7,8%. Y, un concepto adicional al Fondo de Incentivo Docente que fue duplicado. Sumado al fondo incentivo por conectividad. “Esto impacta distinto. En algunos casos el aumento fue del 26%, en otros menos, pero en todos superó el 25%”, dijo en relación a la pauta 2020.

Mencionó cada una de las convocatorias, en principio virtuales y, posteriormente, presenciales.

“Hemos decidido, en muchas oportunidades, en función de los pedidos y reclamos sindicales”, expresó y recalcó que iniciaron 2021 con convocatorias a gremios para mesas técnicas, en principio.

“Durante todo el año pasado hemos tenido permanente diálogo con los gremios, no hemos tenido ninguna situación de conciliación porque fuimos conversando y logrando adhesiones, aún con paros que se dieron en el segundo semestre.

Recalcó que en 2020 se utilizó la partida completa presupuestada que, incluso, incluyó un incremento a pedido de la cartera educativa. “No fue un presupuesto diseñado por esta gestión. No es por desprendernos de esa gestión, pero la interpelada hoy es la ministra Torrente”.

Ya en 2021, recordó que la primera convocatoria a los gremios fue el 16 de febrero, en el marco de la Comisión de Política Salarial. “Participaron todos los gremios y fue una reunión encabezada por mí y por el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons”, indicó.

“El 24 de febrero se hizo una primera propuesta, un 10% al valor del punto y $2 mil adicionales que consideraron insuficiente. Ofrecimos lo mismo que el resto de los escalafones, no la aceptaron. El 9 de marzo tuvimos la audiencia de conciliación, intervino la Dirección de Trabajo. Se ofreció como remunerativo el importe fijo. Los gremios consultaron a las bases y no fue aceptada la propuesta. (…) El 22 de marzo realizamos la oferta que fue aprobada, un 15% al valor del punto y 800 puntos que, al valor del punto de hoy equivaldrían a $5.600 remunerativos”. Lo otro que recordó es que, con ese acuerdo, se hicieron efectivos 500 puntos en marzo y 300 lo serán en agosto. Además, se actualizará trimestralmente el valor de punto “lo que comúnmente se llama cláusula gatillo.

Sí se detuvo en aclarar que el impacto de este incremento es mayor en los sueldos más bajos. “Pero fue un pedido de muchos de los gremios que estaban sentados en la mesa salarial, reconociendo la precariedad en los salarios más bajos y la necesidad de dar una respuesta a esas cuestiones. Hemos escuchado a todos los gremios y logramos un acta paritaria el 26 de marzo, firmaron 15 habiendo consultado a las bases, estando el gremio más grande que es la ATECH”, afirmó y añadió: “No es verdad que el Gobierno no conversó con los gremios, que no escuchó las demandas, que no está haciendo una recomposición en concepto de deuda y que no reconoce la deuda”.

Posteriormente, y ya interrumpiendo los detalles técnicos de la subsecretaria la subsecretaria de Coordinación Presupuestaria Administrativa Financiera y de Recursos Humanos, Johana Salomón, la ministra Torrente desarrolló una ecuación básica respecto del cronograma de incrementos y las diversas variaciones en el valor de punto y los índices de inflación, y aseguró que “al mes de julio los docentes van a tener un aumento de 47,12%. Y, desde el mes de octubre, se va a volver a incrementar el sueldo lo que los va a llevar por encima del 50%. Ese es el acuerdo vigente hoy”.

“No es verdad que no le estamos dando valor al trabajo docente. No es verdad que no le estamos dando valor a la escuela de gestión pública. Estamos haciendo ahorros en todo lo demás y no en la pública. Estamos apostando a la transformación de la escuela pública de gestión estatal”, manifestó.

“El Gobernador no desconoce el valor de la palabra”, dijo luego que refutaran desde la oposición la aplicación de la cláusula gatillo, “promesa de campaña” del primer mandatario. “El año pasado fue sumamente complicado”, dijo y cuestionó que se descontextualice esta situación de la problemática sanitaria por la pandemia y sus consecuencias.

“Debido a la problemática del año pasado hoy tenemos más asimetría social, más chicos en situación de riesgo pedagógico y más dificultades para llegar a los que menos tienen y por eso estamos defendiendo la presencialidad sin arriesgar la salud”, afirmó.

“Esto no significa que nosotros consideremos que está resuelta la deuda con los docentes. (…) Comparto, diputado, los salarios reales son malos. Es compleja la situación. Lo sabemos. Estamos dando una respuesta, la mejor del país. En todas las jurisdicciones no se ha reconocido un aumento equivalente a la inflación. Y si no, tráigame las pruebas. Nosotros estamos dando una respuesta. Me saco el sombrero, que no tengo puesto, por el trabajo que hicieron los docentes.

Párrafo aparte y para cerrar, manifestó: “La educación merece un debate profundo, el estatuto merece un debate profundo”. Posteriormente, agradeció la convocatoria para sintetizar las políticas que se vienen implementando desde la cartera que conduce.

Comentários no Facebook