“Hay que buscar un equilibrio para vivir en armonía con la naturaleza”

0
1

Científicos y profesionales de la salud volvieron a plantear la situación grave y creciente que provoca el uso de plaguicidas.

Uno de los investigadores de la UNNE y referente en la lucha contra los agroquímicos por sus efectos negativos en la salud insiste en que solo con un cambio en el modelo productivo se reduciría el efecto de los plaguicidas en la gente.

El jefe del laboratorio de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional (IMR) Horacio Lucero fue uno de los disertantes invitados en la segunda jornada sobre agroquímicos y plaguicidas.

El encuentro fue organizado en marzo por Bios Argentina Nodo Tandil, con auspicio de la Sociedad Argentina de Pediatría y apoyo de la Red Internacional de Eliminación de Contaminantes Orgánicos Persistentes.

Durante su exposición el investigador en Genética y Biología Molecular planteó “una preocupación por un problema sanitario creciente, inocultable y con varias aristas”.

Con el sector productivo 

En su exposición aclaró que no quiere confrontar con el sector productivo, que suele acusar “un ataque directo al crecimiento del país”.

“No digo que hay que volver a los métodos de producción del siglo pasado, pero sí que hay que buscar un equilibrio que nos permita vivir en armonía con la naturaleza y los sistemas productivos”, sostiene.

Para el referente en la lucha contra la utilización sin control de los agroquímicos “hay muchas evidencias científicas que demuestra que esto es un problema transgeneracional, ya que se puede transmitir a las generaciones venideras”.

Silenciado en medios

Lucero lamenta que las denuncias se expresan en diferentes escenarios más a menudo de los que se tiene registro, y que no se consigue por el momento en los sectores decisores una aplicación y control estrictos de las normas vigentes.

Otra cuestión aparejada es la falta de visibilidad y de difusión de casos. “El problema generado por los agroquímicos en la salud es silenciado por los medios de comunicación”, denuncia.

Además de ser un problema negado por distintos sectores, considera que el uso de esas sustancias “es impuesto por el cambio de modelo agropecuario”.

Una mirada que lleva al incumplimiento de muchas leyes vigentes -y que todavía son perfectibles-, pero que si se respetaran serían de gran protección para la salud de la mayoría de la población”.

Efectos biológicos

“La exposición ambiental a los plaguicidas produce efectos biológicos que pueden ser agudos o crónicos. Hay un test de genotoxicidad que se realiza en laboratorio para medir la toxicidad crónica”, explicó Lucero.

El estudio permite analizar posibles cambios en el material genético de un organismo expuesto a un paquete de sustancias, no solo agroquímicos.

Se sabe que la exposición repetida a bajas dosis afecta los órganos del cuerpo, inclusive puede aumentar la manifestación de enfermedades genéticas, aún en generaciones posteriores.

En el panel nacional de disertantes también estuvieron Jorge Cabana, miembro del Comité Nacional de Salud Infantil y Ambiente y Cristina Rondoletti, médica clínica con orientación en Endocrinología y Metabolismo.

Comentários no Facebook