El paro de la sanidad tuvo un alto acatamiento en la provincia

0
2

CLÍNICAS, SANATORIOS Y OTRAS INSTITUCIONES DEL SECTOR PRIVADO.

Así lo confirmó a NORTE el titular de la filial chaqueña de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), Adrián Bellomi, quien adelantó una nueva posible medida, esta vez por 24 horas, el próximo martes. 

En reclamo por mejoras salariales y laborales, la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) concretó hoy en todo el país una medida de fuerza que consistió en un cese de actividades a razón de tres horas por cada turno en sanatorios, clínicas, institutos de diagnóstico, geriátricos y servicios de emergencia del sector privado. En el Chaco, son unos 3100 los trabajadores directos que prestan servicios en esas instituciones de la salud.

En el frente de varios sanatorios de esta capital, afiliados al gremio se manifestaron con carteles y paraguas, incluso bajo la lluvia. Desde la filial chaqueña de ATSA adelantaron que las medidas de fuerza seguirán en línea con lo que decidan en las próximas horas secretarios generales a nivel nacional y delegados. De hecho, ayer se manejaba como alternativa una nueva medida de fuerza para el martes 30, esta vez por 24 horas.

Una de las asambleas efectuadas ayer en un sanatorio céntrico para acordar las acciones por la medida de fuerza de hoy.

“La medida de fuerza tuvo un alto grado de acatamiento en todo el país y en la provincia. Aquí los compañeros salieron a manifestarse frente a los sanatorios, pese a la lluvia”, dijo a NORTE el secretario general de la filial Chaco de ATSA, Adrián Bellomi.

El dirigente estimó pocas probabilidades de una reacción del sector empresarial que permita destrabar el conflicto. Y por eso habló de la gran posibilidad de continuar con medidas de fuerza el martes, durante 24 horas.

Durante la vigencia de la medida, sanatorios y clínicas sólo atendieron emergencias y la asistencia a personas internadas. El contexto en que se concretan las medidas es de crecimiento de contagios de coronavirus, con mayor exigencia también sobre el personal sanitario que no tiene tregua desde hace más de un año.

Reclamo

La medida de fuerza de ayer fue el inicio de un plan de lucha motivado por reclamos salariales. Es que las negociaciones entre personal y el sector empresarial se iniciaron en julio de 2020, con un compromiso de mejora paulatina de los haberes, algo que desde ATSA resaltaron que “no sucedió”.

De hecho, el año pasado sólo se acordaron montos fijos entre $4000 y $7000 hasta diciembre, pero no hubo mejoras al salario básico. Es por eso que desde la representación gremial de los trabajadores advierten que el nivel actual de haberes no llega a cubrir el monto de la canasta básica de alimentos, con un retraso en torno al 30% con respecto a la inflación de 2020.

La medida de fuerza que tiene alcance nacional es producto del fracaso de las negociaciones paritarias, en el marco de las cuales los gremialistas pidieron un aumento del 16% a partir del mes de abril, rechazado por la patronal.

Además, desde la representación gremial advirtieron que durante 2020 se profundizó la precarización en establecimientos sanatoriales. “Padecemos mucho la informalidad, a lo que se añade una política que es contraria a la propuesta de formación calificada que emprendemos desde ATSA y que tiene que ver con la economía del cuidado”, indicó Bellomi.

Comentários no Facebook