El Gobierno quiere hacer un «monitoreo» de redes sociales, blogs y foros de portales de noticias

0
0

Sería para evaluar el impacto de las medidas oficiales y la opinión de los usuarios en otros temas de interés para la Casa Rosada.

El Gobierno quiere hacer un «monitoreo» de redes sociales, blogs y comentarios en foros de diarios y portales de noticias y así evaluar el impacto de las medidas oficiales y la opinión de los usuarios en otros temas de interés para la Casa Rosada.

La iniciativa quedó plasmada en una licitación hecha por la Secretaría de Comunicación y Prensa, a cargo del vocero presidencial, Juan Pablo Biondi.

Según la publicación en el portal Compr.ar, relevada por Noticias Argentinas, el objetivo de la Casa Rosada con el proceso 503-0003-LPU21 es contratar el servicio de «seguimiento y monitoreo de redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, TikTok, YouTube, Pinterest, Twitch, Reddit), foros de discusión (Taringa, Reddit, Quora, Blogspot, Medium, blogs en general, etc.); comentarios en portales de noticias y toda otra fuente de contenido y/o plataforma digital que resulte de interés para la Dirección Nacional de Prensa«.

¿Qué servicio es el que pretende Biondi? Según se detalla, el proveedor debe realizar un «seguimiento y monitoreo de términos, tópicos de interés y/o temáticas a solicitud» del área de Prensa del Gobierno, así como también posibilitar «búsquedas avanzadas» y «filtros», además de configurar «alertas» sobre los temas que interesen al sector encargado de la Comunicación presidencial.

Inscripción de Catapulta Digital en el Boletín Oficial del 12 de noviembre de 2020.

La licitación se encuentra «preadjudicada» y, de acuerdo a la información disponible, hubo tres ofertas, pero la única confirmada fue de la firma Catapulta Digital SRL.

Esa empresa fue inscripta en el Boletín Oficial hace tan sólo siete meses, en noviembre de 2020, y en diciembre se anotó en el registro de proveedores del Estado: fue fundada por Federico Iván Salcedo, de 36 años y quien ocupó el cargo de director provincial de Promoción a la Comunicación Audiovisual durante la gestión de Daniel Scioli como gobernador bonaerense; y un joven pampeano de 21 años llamado Tomás Simón Tanos, que se anotó como monotributista en enero de este año, según informó NA.

Para hacer ese relevamiento sobre las publicaciones de los usuarios en redes sociales, blogs y foros de portales de noticias, Catapulta Digital cotizó 21,6 millones de pesos.

En abril, un dictamen advirtió sobre los puntos flojos de la oferta hecha por la empresa fundada por Federico Salcedo: «Se rechaza atento a que de acuerdo al informe descriptivo requerido, no se demuestra la capacidad técnica suficiente para desarrollar los informes del requerimiento del servicio. Además no se incluyen los foros de discusión como, Reddit, Quora, Blogspot, Medium».

Vieja polémica: el observatorio de medios

Fue en octubre del año pasado cuando la Defensoría del Público lanzó Nodio, un observatorio oficial para controlar las noticias de los medios masivos de comunicación, despertando fuertes críticas de todos los sectores de la oposición.

Según indicaron en la presentación del organismo oficial, que se hizo por vía remota, trabajarán en la «detección, verificación, identificación y desarticulación» de noticias que consideren «maliciosas».

La nueva iniciativa fue presentada por la titular de la Defensoría del Público, Miriam Lewin, quien destacó que «el discurso del odio, la desinformación y las noticias maliciosas promueven la polarización social y la violencia colectiva, avasallan el derecho a estar informado, degradan el debate público y amenazan la democracia».

Pero las críticas por el lanzamiento de este nuevo observatorio no tardaron en llegar. Una de las más efusivas fue la ex presidenta del Ente Nacional de Comunicaciones Silvana Giudici, quien cuestionó que Nodio es «el primer paso hacia el Ministerio de la Verdad».

También desde la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) cuestionaron la creación del Observatorio y advirtieron que «la instauración de este tipo de órganos de vigilancia desde el Estado conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento o represalia por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover».

Comentários no Facebook