El Chaco y el país frente a un virtual regreso a fase uno

0
0

Como en el inicio de la pandemia, sólo se podrá salir a la calle para compras en cercanías o para cumplir con actividades esenciales.

Jorge Capitanich ultimaba anoche los detalles de la batería de medidas con la que el Chaco se sumará al virtual regreso a “fase uno” que anunció anoche Alberto Fernández. Las restricciones locales no diferirían mucho de las definidas por el presidente, quien fue claro en pedir el acompañamiento de todas las jurisdicciones.

El “confinamiento” (el término elegido para no repetir el “aislamiento social preventivo y obligatorio” iniciado en marzo de 2020) vuelven a instalar al “quedate en casa” como consigna central, aunque ahora con un contexto de gravedad inédita. “Es el peor momento desde que comenzó la pandemia”, reconoció anoche Fernández. El gobernador del Chaco comunicaría las medidas de orden local hoy después del mediodía.

¿QUÉ SE VIENE?

De acuerdo a lo que NORTE pudo explorar con distintas fuentes oficiales, un ingrediente del paquete de medidas en el Chaco será el cierre de las oficinas del Estado provincial, con un asueto que en principio regiría en los tres días hábiles que habrá la semana que viene.

En ese punto la parálisis administrativa del Poder Ejecutivo y sus organismos está descontada, porque la decisión depende exclusivamente del gobernador, pero los otros dos poderes deberán adherirse. Seguramente lo hará la Legislatura, que está gestionada por el peronismo, pero la duda es el Poder Judicial.

Hay una fuerte presión de los abogados para que los servicios no se suspendan. Por esto, el Superior Tribunal podría cerrar físicamente los tribunales pero mantener a magistrados, funcionarios y empleados trabajando de modo virtual. Además, desde este sábado dejaría de circular el transporte público.

Colectivos urbanos, interurbanos y de media y larga distancia quedarían guardados al menos por nueve días (hasta el domingo 30 de mayo). También se cortarían los servicios de remises y taxis.

En cuanto a la actividad escolar, en el mismo plazo quedarían sin efecto las clases presenciales, que de todos modos ya eran esporádicas en los establecimientos que las tenían habilitadas. En cuanto al comercio, se trata de la principal diferencia que habría con la fase uno de 2020.

Esta vez se permitiría la apertura de locales entre las 9 y las 21, con protocolos preventivos. El rubro gastronómico podrá atender sólo con mesas al aire libre y priorizando las ventas con envío a domicilio o con retiro en el local para consumo ámbito doméstico.

Las actividades que sí se cerrarían temporalmente son las de gimnasios, centros comerciales, teatros, cines, casinos e instituciones religiosas. Tampoco estarán permitidas actividades en plazas y otros lugares públicos, y mucho menos las celebraciones colectivas (sean fiestas privadas, reuniones sociales o citas familiares), así como también estarán prohibidos los encuentros deportivos.

PASAPORTE COVID

Las personas, en general, no podrán salir de sus casas. Sólo estará permitido hacerlo para realizar compras en comercios cercanos o caminatas cortas.

Por las calles podrán circular personas que realicen actividades esenciales, en la medida que porten su Pasaporte Covid, la aplicación creada por el gobierno.

Comentários no Facebook