El antecedente de los medicamentos contra el VIH

0
4

El debate sobre la exención de patentes, que desde diciembre de 2019 contagió a más de 155 millones de personas y mató a 3,2 millones, no es nuevo, y tiene los mismos impulsores y su más importante antecedente en la lucha por la difusión del fármaco contra el virus del Sida.

Poco más de dos décadas atrás, a finales de los ´90, los antirretrovirales -medicamentos antivirales específicos para el tratamiento de infecciones por retrovirus- revolucionaron los tratamientos contra el virus del sida.

No obstante, el altísimo precio del tratamiento basado en las triterapias -dos o tres fármacos en cóctel- era inalcanzable para la inmensa mayoría de los seropositivos. Una de las regiones más golpeadas por el VIH fue África, que estaba inmersa en una epidemia de Sida; fue entonces que Sudáfrica, acompañada también por India, encabezó la batalla por la liberación de las patentes antirretrovirales genéricas para que la población africana tuviera acceso al tratamiento.

En 2001, en el apogeo de la enfermedad, la “Declaración de Doha relativa al acuerdo sobre los ADPIC (Aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio) y la salud pública” reconoció el derecho de los gobiernos a tomar “todas las medidas necesarias para eliminar las patentes y otras barreras de propiedad intelectual para priorizar la salud pública frente a los intereses comerciales”.

«Al levantarse las patentes, el precio del tratamiento se redujo de los u$s 10.000 por paciente por año cobrados por las farmacéuticas, a solo u$s 70»

Pero fue recién en 2003, con un acuerdo temporal confirmado luego a fines de 2005, que se consiguió introducir la exención al derecho de propiedad intelectual. Este convenio permitió que los países de menos recursos y afectados por graves enfermedades infecciosas, como el paludismo, tuberculosis o sida, pudieran importar medicamentos genéricos en el caso de que no los pudieran producir ellos mismos.

   Hasta diciembre de 2020, 26 millones de personas fueron beneficiarias del fomento de la producción de medicamentos genéricos en lugares donde las patentes no estaban vigentes, o impugnándolas en los tribunales, recordó la organización Médicos Sin Fronteras.

Además, el precio del tratamiento se redujo de los u$s 10.000 por paciente por año cobrados por las farmacéuticas, a solo u$s 70. La solicitud de exención actual, planteada inicialmente por India y Sudáfrica, dirigida a la Organización Mundial del Comercio para acelerar la respuesta al coronavirus implica un paso similar al desarrollado durante la epidemia del sida.

 

 

Comentários no Facebook