El 80 por ciento de los cultivos presenta daños por la sequia

0
6

La escasez hídrica complica a la agricultura. En ganadería, se espera que a la poca humedad aportada por las lluvias se le sume el calor y permita el rebrote.

SAENZ PEÑA (Agencia) – El año agrícola transcurre con escasa humedad, un elevado porcentaje de pérdidas totales y hasta 80 por ciento de daños en los cultivos implantados en el departamento Comandante Fernández. La evaluación de la delegación del Ministerio de Producción expone a la soja como el sembrado más dañado por la ausencia de lluvias.

La segunda quincena de marzo inició con precipitaciones dispares, “pero los cultivos afectados difícilmente manifiesten recuperación”. La superficie sembrada en el departamento Comandante Fernández, entre todos los cultivos, alcanza las setenta y cuatro mil hectáreas, “comprobándose entre un setenta y ochenta por ciento de daño”.

Así lo confirmó Gustavo Eyeralde, delegado del Ministerio de Producción del Chaco. La soja, el cultivo de mayor superficie de siembra con 48 mil hectáreas implantadas, muestra deterioro en aproximadamente el ochenta por ciento de 35 mil hectáreas, con diferente grado de afectación. Las trece mil hectáreas restantes de la oleaginosa, “ya están completamente perdidas”.

Algodón

En algodón, se implantaron cuatro mil hectáreas, “de las cuales unas mil trescientas no tienen ya posibilidad de reactivación”. El textil que queda aún en los campos, presenta también un porcentaje elevado de daño “y las bochas que se están abriendo, acelerado el proceso por la seca, exponen una mala calidad de la fibra”.

Maíz y sorgo

En el maíz, se habían sembrado quince mil hectáreas, “y se verifican unas doce mil afectadas y tres mil perdidas”. “La lluvia de estos días podrá aplacar algo este desastre que estamos atravesando, será un alivio, pero la situación sigue siendo dramática”, menciona Eyeralde.

En el caso del cereal, con las hectáreas que no tienen capacidad para la recuperación, “los productores comenzaron a hacer rollos porque esos sembrados ya no sirven para otra cosa”. Las otras doce mil hectáreas, se esperará a ver cómo reaccionan y qué grado de reconstitución manifiestan. “No quiero ser pesimista, pero la perspectiva no es buena”, sentencia el profesional. En lo referido a sorgo, las siete mil hectáreas presentan las mismas condiciones que el maíz, con superficie perdida y mucha otra dañada, con el adicional de que el cultivo fue muy perjudicado por el pulgón.

Ganadería

En ganadería, se espera que a la poca humedad aportada por las lluvias se le sume el calor y permita el rebrote. Si las temperaturas de los próximos días no son bajas, “podría ayudar a la recuperación de las pasturas, pero en lo referido al agua para bebida animal, hasta ahora las lluvias no fueron suficientes como para que recargar los reservorios y así aliviar al sector pecuario”.

Las estimaciones, en pérdidas provocadas por la seca a las pasturas implantadas, alcanzan el noventa por ciento de los sembrados y, “en algunos lotes, se perdió la totalidad de la cobertura”. En pastos naturales la afectación llega al ochenta por ciento. “Francamente hay que esperar qué reacción tiene los pastizales después de estas precipitaciones de finales del verano”, acota el delegado del ministerio de Producción, Industria y Empleo. n ganadería queda claro que, puede darse una recuperación del verdeo, “pero los tiempos, las fechas, ya no permitirán hacer reserva de potreros para ingresar al invierno”.

Comentários no Facebook