Covid: “El sistema privado no está en situación similar a Buenos Aires, podemos dar tranquilidad a la sociedad”, dijo Frangioli

0
0

En relación a la ocupación de camas por coronavirus en el sistema privado sanitario, el presidente de ACLYSA, doctor Armando Frangioli, señaló  que por el momento en Resistencia la situación está controlada y hay capacidad de respuesta. No obstante, resaltó el cansancio del personal médico y profesional, asegurando – además – que “la sociedad está estresada”.

“Nosotros no estamos teniendo el aluvión que impresiona en las noticias que vienen de Buenos Aires, sobre todo del AMBA. En nuestro sector estamos con un nivel de ocupación de aproximadamente un 60% de su capacidad. Tampoco con enfermos tan graves que estén necesitando en el momento asistencia respiratoria”, comenzó explicando el doctor Frangioli.

Agregó que “tenemos todavía, en la foto del día de hoy, una capacidad que nos permite darle tranquilidad a la sociedad de que podemos cubrir sus necesidades o la internación por Covid”.

Observó también que, “en la primera ola de la pandemia, llegamos a tener 60 pacientes internados en el sector privado en toda la ciudad de Resistencia; y hoy no estamos superando los 20 a 25, depende de los días. Estamos preparados, hemos hecho permanentes reuniones con el hospital público para coordinar alguna suerte de gestión de derivaciones para colaborar en caso de que haya un incremento de pacientes, pero confiemos en que esto no llegue a la situación similar de la primera ola”.

Reconoció no obstante que, “al empezar la pandemia, nosotros en Resistencia – cuando el hospital público no estaba preparado, no tenía estructura – llegamos a recorrer las cuadras (alojamientos) del Ejército Argentino, para ver si estaban disponibles o podían servir para hacer los hospitales de avanzada del Covid. Y eso no fue necesario. El Hospital resolvió hacer un sector nuevo para atender a esos pacientes, lo que se demoró dos o tres meses; pero desde ese momento nos desahogamos porque teníamos muchos más pacientes”.

No eludió referirse posteriormente a la situación del cansancio del personal sanitario después de más de un año de trabajo intenso por la pandemia. “Esa es una situación que la estamos viviendo y hay que tener en cuenta que en los sanatorios y en el Hospital la vida de atención sigue. Cae la pandemia pero empiezan a aparecer los pacientes por internaciones habituales, accidentes de tránsito, fracturas de cráneo, cuestiones tumorales, todos ellos obligan a seguir manteniendo la estructura en alerta y en máxima tensión.

No hubo descanso porque no tenemos posibilidad de recambio de los profesionales que están al frente de las áreas críticas”.Aclaró Armando Frangioli que el hospital público, “normalmente atiende a los pacientes que son indigentes o que por alguna situación llegaron a esa estructura, y en los sanatorios se atiende a los pacientes que tienen obra social. No hubo en esta etapa ninguna situación como la que relata la ministra de Salud de la Nación o su par de la Provincia de Buenos Aires. No estamos en una situación similar, y hay que tener en cuenta que en esa primera etapa teníamos más pacientes que en Buenos Aires”.

Añadió que “hay que tener en cuenta que un médico internista o uno terapista, necesitan por lo menos 10 años de preparación después de haberse recibido. Y generalmente la preparación la hace en centros de salud que tienen magros sueldos; o sea que es muy difícil sostener esa estructura”.

Estimó que “la sociedad vive estresada. Nosotros además de estar 24 horas en terapia intensiva u operando, después volvemos a la casa y estamos metidos en el mismo mundo. Y en la Argentina se dio la situación que los médicos y el personal de salud está trabajando con el sueldo más bajo de la historia en relación a cualquier cosa que uno mide”.

“Antes una consulta médica equivalía a una hamburguesa, y hoy vale más una hamburguesa que la consulta. Entonces, además del estrés y la tensión de la profesión, está el estrés económico que genera porque hay que seguir viviendo y manteniendo a la familia”, concluyó el Dr. Frangioli.

Comentários no Facebook