Copa Libertadores: Boca debutó con un triunfo en la altura de La Paz

0
0

Villa, el mejor: gol y dos chances claras para aumentar. Soldano, muy sacrificado. Gran victoria en Bolivia en el estreno de la máxima competencia continental.

El goleador de la noche, Sebastián Villa, dedicando el cielo su conversión. Foto: Prensa Boca.

Fue una lección sobre cómo jugar en el techo futbolístico de América, un bastión en el que muchos han salido ahogados y derrotados, y donde Boca no ganaba desde allá lejos y hace 51 años.

Sin embargo, este miércoles por la noche, dio una muestra de autoridad, de sagacidad táctica, de disciplina mental, de concentración total. Sin estridencias, porque este Boca no viste chupines modernos ni hace de la excentricidad estratégica una bandera, pero Miguel conoce el oficio de armar buenos equipos de fútbol y de hacerlos funcionar. Y ese fue el caso ante The Strongest.

24.jpg
Sin brillar el conjunto de Russo fue efectivo y quedó con puntaje ideal en el Grupo C. 

A no minimizar el triunfo ni bajarle el precio por la estatura del rival, sobre lo cual Boca no tiene la culpa. Pero cuando se trate de escribir el manual sobre cómo jugar en la altura, este partido tiene que estar a tope de los ejemplos exitosos.

Lo primero que hizo Boca fue jugar en bloque, con mucho mediocampista de buen pie para hacer correr la pelota mientras el equipo se movió con lentitud dinámica para darle tiempo al cuerpo de asumir los 3.600 metros del Hernando Siles y no morir en el intento.

El plan era el mismo para recuperarla: rodear al tenedor del balón con muchas piernas, más por superioridad que por presión enérgica, y en todo momento tuvo mucho cuidado para administrar los espacios. Con la pelota, nunca abusar del bochazo largo; sin ella, no dejar que el local tomara mal parado al equipo y aprovechara un espacio libre para explotar.

23.jpg
El xeneize comenzó sumando de a tres en la Libertadores.

El gol de Villa ayudó y cómo. Otra vez, Almendra leyó bien cuándo soltar la pelota al claro, y el colombiano hizo el resto, dos enganches y derechazo arriba. Ahí, Buffarini se acomodó de lateral, se formó una línea de cuatro, con Soldano volviendo como 8 a lo Alfaro, para sellar la cancha a lo ancho.

Como el sábado, la chispa fueron los tres pibes del medio. Varela con quite y un primer pase criterioso; Medina y Almendra para dar una mano en la recuperación y salir rápido. Boca, sin ahogarse, le quitó oxígeno al fútbol de The Strongest, al punto que apenas si fabricó un par de chances, contra dos mano a mano de Villa que no fueron gol de milagro, y uno de Jara (pase del colombiano) que hubieran servido para un resultado que se quedó corto.

 

Comentários no Facebook