Conmebol publicó la grabación de los audios del VAR que derivaron en el escándalo de Boca-Mineiro

0
0

La polémica que rodeó toda la  serie de Boca ante Atlético Mineiro sumó hoy un nuevo capítulo  cuando Conmebol difundió los audios de los intercomunicadores  de los árbitros, que intentaron explicar el gol anulado a  Marcelo Weigandt en la revancha disputada el martes en Belo  Horizonte.

Bien entrada la madrugada, cerca de las 3:00, la Conmebol  publicó en su canal de You Tube el video completo de más de  seis minutos donde se escuchan los diálogos entre el árbitro  principal, el uruguayo Esteban Ostojich y el encargado del VAR,  el chileno Julio Bascuñán.

 Así como en la Bombonera, en el partido de ida, anularon el  tanto de Diego ‘Pulpo‘ González por infracción de Norberto  Briasco, en el estadio ‘Mineirao‘ pasó algo similar, también  con el ex Lanús como protagonista, por una imperceptible  posición adelantada antes de ‘interferir‘ -según los árbitros-  en el arquero Éverson, que luego capitalizó Marcelo Weigandt  para convertir.

Por recomendación de Bascuñán, Ostojich fue hasta la cabina  del VAR a observar la jugada y, unos minutos después, decidió  anular el tanto, provocando la indignación de todo el banco de  suplentes, principalmente del entrenador ‘xeneize‘, Miguel  Ángel Russo.

‘Así no se puede jugar. Otra vez el VAR‘, se lo escuchó  gritar a través de la transmisión oficial.

Como suele hacer siempre, Conmebol publicó los audios de la charla entre el árbitro y sus asistentes del VAR y lejos de aclarar la polémica termina agrandándola ya que estuvieron revisando durante tres minutos la acción de Diego González con el defensor brasileño y luego de descartar esa infracción, retrocedieron las imágenes y «encontraron» el empujón de Norberto Briasco.

«No hay un movimiento adicional del brazo. Exagera, no hay falta. Perfecto Andrés, ambos van a disputar el balón», afirman desde la cabina del VAR y en ese momento se escucha a Rojas decir «Gol confirmado».

Mientras tanto, el colombiano era asediado por los jugadores de Atlético Mineiro mientras los de Boca querían que se reanude el juego. Pero desde el VAR retrocedieron las imágenes y pusieron el foco en Briasco: «Es un contacto muy pequeño», se escuchó primero. Pero enseguida respondieron: «Puede llegar a desestabilizar». Hasta que se dio lo que buscaban los brasileños: «Que interprete el árbitro».

«Empuja en el pasto el jugador número 29. Falta a favor del jugador de blanco. Lo empuja», afirma Rojas tras revisar la jugada con los futbolistas de ambos equipos a sus espaldas como si estuviera en el cine.

Pero para ponerle el punto final a la serie de desaciertos, el árbitro VAR se equivocó cuando corroboró la decisión de Rojas: «Copiado Andrés. Falta del número 23». El 23 es Diego González.

Comentários no Facebook