Boca cayó 1-0 ante Santos por la Copa Libertadores

0
0

En la previa del Superclásico, el Xeneize tropezó en Brasil por el gol en el primer tiempo de Felipe Jonatan. Por diferencia de gol, quedó tercero en el Grupo C, con dos fechas por disputarse.

Boca perdió 1-0 ante el Santos en Brasil por la cuarta fecha del Grupo C de la Copa Libertadores. El gol de Felipe Jonatan derrumbó un primer tiempo positivo del Xeneize, que tras el golpe no logró resurgir en el desarrollo, más allá de alguna jugada aislada. Así, sufrió la tercera caída consecutiva (ante Barcelona de Ecuador, Patronato y en el cotejo en Vila Belmiro) y, por diferencia de gol, quedó tercero en la zona, con dos fechas por disputarse. Un contexto incómodo para la previa del Superclásico del domingo ante River, por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional.

El equipo de Miguel Ángel Russo volvió cuatro meses después a Vila Belmiro, el recinto donde fue vapuleado por el conjunto brasileño en el partido de vuelta de las semifinales de la pasada edición del torneo continental. Y volvió a tropezar, más allá de un comienzo auspicioso.

Es que el Xeneize salió a presionar, con el mediocampo parado en territorio contrario y mucha actividad del tridente delantero, en el que Carlos Tevez se tiró atrás para enlazar. Con los laterales dispuestos a la proyección y el anticipo y la intención del juego asociado, a pesar de la tentación que suponen sus velocistas.

A los 6 minutos, la visita contó con la primera gran chance para abrir el marcador. Izquierdoz soltó el botín con un pase largo para Pavón, quien desde la derecha asistió a Carlitos que, de frente al arco, definió de aire por encima del travesaño.

El dueño de casa se alzó con los tres puntos. Foto: Prensa Santos.

Lo mejor de Santos surgió cuando Kaio Jorge obligó a los centrales a salir de la cueva. Como a los 12 minutos, cuando se desprendió de Izquierdoz y remató, sin fuerza, para la contención de Rossi.

Pero con el correr de los minutos, Santos empezó a hacer pie, sobre todo aprovechando los espacios que dejó el Xeneize en su afán ofensivo, sobre todo en las bandas. Esas señales de alarma y la falta de precisión en algunas acciones generaron que ese impulso inicial se fuera desinflando.

Y el local encontró un gol a los 41 minutos, precisamente, en una jugada que fue de un lateral al otro. En el epílogo, apareció Felipe Jonatan por izquierda, dibujó un pie a pie que desorientó a la defensa auriazul y cruzó el remate para el 1-0.

En la acción intervino Jean Mota, que minutos antes debió ser expulsado por un golpe a Pavón en el que empleó uso excesivo de la fuerza, pero el árbitro Christian Ferreyra sólo lo sancionó con amarilla.

El partido levantó temperatura en la segunda etapa. Comenzó con un penal no sancionado por mano de Izquierdoz y los roces se hicieron una constante. Kaio Jorge debió irse expulsado por un codazo, la situación provocó empujones y reproches, los dos entrenadores terminaron expulsados. Mientras, Boca, obligado por el score, se expuso más al ir a buscar, y por momentos quedó partido, hecho que aprovechó Santos de contra, aunque pocas veces con justeza.

Y a Boca le costó horrores la elaboración. Un par de intentos de Tevez (antes de ser reemplazado por Soldano) y algún arresto individual de Pavón fueron los tibios acercamientos a Joao Paulo. Sin hacer demasiado, aprovechando la oportunidad más clara que tuvo (algo parecido a lo que consiguió Barcelona de Ecuador la semana pasada), Santos puso de rodillas al Xeneize. Que tiene todo para clasificarse a octavos, dado que le quedan dos compromisos como local. Pero continúa sin dar garantías en cuanto a su nivel, cuando los certámenes ingresan en instancias decisivas. Tal vez, el cruce ante River le sirva como trampolín en la temporada.

Comentários no Facebook