Así es el plan de la NASA para encontrar vida extraterrestre para 2030

Así es el plan de la NASA para encontrar vida extraterrestre para 2030

Un nuevo programa buscará rastros de oxígeno, metano, vapor de agua y otras sustancias químicas que podrían señalar la presencia de vida en una serie de planetas fuera del sistema solar.

Así es el plan de la NASA para encontrar vida extraterrestre para 2030.

La búsqueda de signos de vida en las atmósferas de planetas fuera del sistema solar se volvió en la nueva obsesión de la NASA. La agencia calcula que existen varios miles de millones de objetos celestes del tamaño de la Tierra en zonas habitables de sus estrellas. Y esas regiones, con temperaturas adecuadas para que exista agua líquida, son el objetivo de sus próximas misiones.

El Observatorio de los Mundos Habitables (HWO, por sus siglas en inglés), previsto para la década de 2030, ya está en marcha. Se trata de un telescopio de última generación, sucesor del James Webb, que rastreará oxígeno, metano, vapor de agua y otras sustancias químicas que podrían señalar la presencia de vida en una serie de exoplanetas.

“No vamos a encontrar criaturas verdes, sino biofirmas, o firmas espectrales de estas sustancias químicas” aclaró en un comunicado el tecnólogo jefe del Programa de Exploración de Exoplanetas de la NASA, Nick Siegler.

El HWO fue propuesto como una prioridad máxima por el Astro2020, un estudio sobre astronomía y astrofísica, que definió una hoja de ruta de objetivos que la comunidad astronómica deberá asumir en la próxima década. Esto se debe a que, además de buscar señales de vida fuera del sistema solar y ayudar a los astrónomos a comprender sistemas planetarios enteros, el observatorio también desempeñará un papel fundamental en las investigaciones astrofísicas.

Para investigar en profundidad las atmósferas de los exoplanetas en busca de señales de vida, el HWO podría utilizar un gran bloqueador de luz externo llamado parasol estelar, que se desplegaría desde la nave tras su lanzamiento, en forma de paraguas.

El bloqueo de la luz intensa procedente de las estrellas permitirá ver las partes más tenues de la luz estelar que se reflejan en las atmósferas de los planetas que orbitan alrededor. Como los elementos y compuestos químicos absorben y emiten luz en longitudes de onda únicas, la luz expuesta a la atmósfera de un planeta lleva las huellas de los elementos que lo componen.

Los científicos tomarán esta luz y, mediante un proceso llamado espectroscopia, buscarán e investigarán estas huellas a la espera de encontrar biofirmas que indiquen compuestos químicos exhalados o inhalados por seres vivos.