Alemania pondrá en marcha un paquete de estímulos por US$ 7.600 millones para reactivar su economía

0
2

“En esta coyuntura, es muy importante que el gobierno federal lance una ofensiva para estimular el crecimiento de nuestro país, y garantizar que las empresas tomen sus decisiones de inversión», argumentó el canciller Olaf Scholz al anunciar las medidas que beneficiarán especialmente a pequeñas y medianas empresas.

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció este martes un paquete de estímulos por un monto que superará los US$ 7.600 millones hasta 2028, con el objetivo de sacar del estancamiento a su economía.

La principal potencia europea tuvo un crecimiento nulo en el segundo trimestre y podría ser el único gran país industrializado en sufrir una recesión este año, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El paquete de estímulo fiscal abarcará, en especial, a las pequeñas y medianas empresas, detalló Scholz en un seminario del gobierno de coalición en el castillo de Meseberg, cerca de Berlín.

“En esta coyuntura, es muy importante que el gobierno federal lance una ofensiva para estimular el crecimiento de nuestro país, y garantizar que las empresas tomen sus decisiones de inversión”, afirmó Scholz ante la prensa, en declaraciones citadas por las agencias France Presse y Bloomberg.

El programa de reactivación constará de diez puntos, entre los que se destacan incentivos a la investigación, y una mejora de la deducción fiscal aplicada a las empresas por eventuales pérdidas.

En el mismo sentido, se facilitará el acceso de las nuevas empresas a los mercados de capitales y se subsidiaran aquellas inversiones amigables con el medio ambiente, buscando ayudar a las empresas a que reduzcan las emisiones.

Berlín apuesta también por la aprobación en el Parlamento de un proyecto de ley sobre inmigración cualificada, que buscará atraer y facilitar –ante la falta de mano de obra- la llegada de nuevos empleados desde el exterior.

En lo que respecta al desempleo, el ministro de Trabajo, Hubertus Heil, anunció que el subsidio a los desocupados –conocido como renta básica o ciudadana en Alemania- tendrá un aumento de más 12% el año próximo, pasando de 502 a 563 euros.

“Especialmente en tiempos de crisis y convulsión hay que poder confiar en el Estado de Bienestar”, manifestó, según indicó la agencia DPA.

Respecto a la industria, el gran pilar de la economía alemana que sufrió duramente en los últimos dos años la disparada de los precios de la energía, el gobierno quiere seguirles garantizando a las empresas un suministro a un precio abordable, a través de subsidios temporales.

Con estas medidas, la coalición gobernante –formada por socialdemócratas, verdes y liberales- busca detener el ascenso de la alianza conservadora CDU/CSU y de la fuerza de ultraderecha Alternativa para Alemania, las cuales se ubican primera y segunda en las últimas encuestas, respectivamente.

Comentários no Facebook