Acueducto de El Impenetrable: “Son obras para poner de pie a la Argentina, el Chaco y el Norte Grande”

0
0

Como en cada una de las oportunidades que tuvo para exponer los problemas estructurales de las regiones del NEA y del NOA, el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, volvió a insistir en la necesidad de “reparar las injusticias y las asimetrías de tantos años”. “Se logra con acciones y obras de esta naturaleza, que implican poner a nuestras tierras de El Impenetrable, a la Argentina, al Chaco y al Norte Grande de pie y con dignidad”, aseguró.

“Esta es una verdadera reparación histórica. Nuestra provincia no pagó un centavo por los préstamos contraídos, ni contrapartidas financieras, lo que recibimos son estas obras que dignifican a miles y miles de familias”, destacó el gobernador al referirse al respaldo brindado tanto en la actual administración de Alberto Fernández como en la presidencia de Cristina Fernández – cuando este acueducto empezó a construirse – y recordando también el legado del ex presidente Néstor Kirchner, quien hizo posible el entonces programa de financiamiento del Norte Grande.

“Estoy muy feliz de que Néstor, Cristina y mi gestión hayamos sido capaces. Néstor de pensarlo dándole esos derechos al Norte Grande, Cristina de empezarlo y yo de concluir esta obra que es agua para argentinos que viven en El Impenetrable”, dijo en la misma sintonía el presidente, ponderando el trabajo de gestión del mandatario chaqueño.

“Tienen un gobernador obsesionado con darles derechos. Coqui tiene el propósito de terminar este mandato llevando agua potable a todos los chaqueños y ha encontrado en Katopodis un socio para hacerlo, así como en mí, que antes que nada voy a darle atención al norte argentino”, sostuvo Alberto Fernández.

Segundo tramo ya licitado

El 5 de marzo pasado se licitó además la segunda etapa del acueducto que irá desde Misión Nueva Pompeya hasta Fuerte Esperanza: 49 kilómetros que serán íntegramente abastecidos por la planta potabilizadora que quedó inaugurada en esta oportunidad. Demanda una inversión de 24 millones de dólares que también será financiada por el Banco Mundial y tendrá un plazo estimado de ejecución de 24 meses.

Se trata de un acueducto de 450 mm de diámetro que contará con un centro de distribución en Fuerte Esperanza más sus respectivas ramificaciones y conexiones domiciliarias. Además, se sumarán otras 250 cisternas – ya hay 750 – y los 1.000 techos que faltaban para finalizar los sistemas de acopio y tratamiento de agua de lluvia destinados a unas mil comunidades rurales dispersas.

Cuando ambas etapas estén funcionando a pleno se transportarán más de 1.000 metros cúbicos por hora, llegando a 60 mil chaqueños. “Este es el resultado de un gobernador que tiene en claro qué necesita en su comunidad”, remarcó por su parte el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis.

“Estamos poniendo en marcha esta planta que va a permitir que miles de vecinos tengan lo que se merecen, agua potable, un derecho básico que tenemos que garantizar en cada rincón de la Argentina, y dejando en claro cuáles son las prioridades de nuestro gobierno”, manifestó el funcionario nacional.

Comentários no Facebook